Monday, January 20, 2014

Zombie Parte 4: Segundas 3 noches

Dormir para mi se ha vuelto un mito es estos últimos meses, o mejor dicho en estos últimos años. Mi hija mayor tiene 6 años, o sea que puedo decir que en los últimos 7.

Extraño dormirme de madrugada y levantarme al medio día. Bueno claro, eso era una etapa de adolescente y que mirando para atrás me doy cuenta de todo el tiempo que perdí y lo agradecida que estoy hoy de ser madre y poder emplear ese tiempo útilmente. De poder estar en casa, cuidar y atender a mis hijas y mi esposo, de sentirme orgullosa de ser ama de casa. De tener la oportunidad de educar a mis hijas en casa, cuando hay muchas madres que lo desean hacer y por alguna razón no lo pueden hacer, o siente que no lo puede hacer ( cosa que es FALSA!!! si amas a tus hijos, los puedes educar, aunque creas que necesitas muucho tiempo, dinero o educación).


Pero si, me gustaría dormir más.


Segundas tres noches


En las primeras tres noches podía tener la libertad de que después que se quedara dormida hasta antes de las 11, tomando la última leche y quedándose dormida en el pecho, podía darle leche y acostarla despierta, y no me fue tan mal. Ya estas tres noches la cosa cambia. La puedo cargar, pero NO darle leche. Oh. Oh.


Bueno, pues así lo hice. Se durmió a eso de las 10 y se levantó a las 4:30am, llorando obviamente. La intenté calmar, y si se quedaba tranquila, pues no la mecía hasta que se quedara dormida. Ella lo conseguiría sola.


Se me hizo difícil porque pensaba: "Ay, una noche mas que le de leche no pasa nada, total el Dr. Gordon (creador del método) no me esta mirando" Que era una noche más? Pues mucho. Un pequeño sacrificio, que a esa hora 3 minutos perecen una eternidad, me ayudaría a conseguir el sueño y descanso que necesitaba. Así que seguí con el plan: NO LECHE. Esa primera noche lloró bastante por 10 minutos corridos, lo que me hacía dudar más. Mi pobre marido se intercambiaba conmigo. Pero no desistimos: llanto, sobito, llanto más duro, cargarla y calmarla, acostarla, llanto suave, sobarla, se dormía un poco y repetir.  Por 10 minutos, hasta que se durmió. Fue una sola vez en la noche.


QUÉ, QUÉ? La dormí sin leche? Como va a ser? Pues si. Lo estaba logrando. Ya eran las 5am.


Volvió a las 6:30am mas o menos, y ahí ya le dí leche y a su cunita ne nuevo.


Las próxima noche, fue parecida, solo que la intensidad bajo un poco y los minutos para dormirla también. Al igual que la siguiente. significaba que iba por el camino correcto.


Estas noches fueron duras, me hicieron dudar mucho. No me gusta escucharla llorar y no quiero ser egoísta y no llenar sus necesidades. Esta decisión ha sido difícil, porque incluso el artículo explica que se debe usar en bebés grandes o toddlers. Pero no solo debo velar por sus necesidades, sino por las mías y las de las otras chicas. Con esto del homeschooling, me puedo dejar llevar y olvidarme de mi salud, con la cual no se debe jugar.



Quien no se derrite con esto...

Ya las próximas noches, serán para otro momento...


Odalys

Ve aqui para ver la quinta parte.

0 comentarios:

Post a Comment

 

Blog Template by BloggerCandy.com