Monday, November 25, 2013

Cómo me metí en esto?

Ah! Por donde empezar...

Bien. Puedo decir que todo esto comenzo hace 3 años. Cuando  Koki tenía alrededor de 2 años y medio, Nani casi un año, me enteré que estaba embarazada de Vivi. Acepté la noticia con mucha alegría (en serio, no hay sarcasmo aquí). Muy contenta entre el sueño y las nauseas veía un programa de televisión de una familia que tenia 19 hijos, 19 Kids and counting. Esta familia hace homeschooling. Realmente no lo tomé muy en serio.

"Ay, que chevere."... En teoría.

Tiempo despues, llego a mi mente la idea de que mis hijas no podrían ir a un colegio (TODA mi vida estuve en colegios y el sistema público no me inspira) No se en que momento exacto fue pero si recuerdo la sensacion que tuve. Fué como en las peliculas, cuando el personaje principal esta en una multitud y de repente la camara pasa a través te todo el mundo super rápido hasta llegar al personaje. Asi me senti.

Probablemente tendrian que pasar 2 años para que Koki fuera a la escuela (creo que preescolar es mejor en casa) ya mi mente, siempre planificadora, estaba trabajando.

Un día hablando con una amiga, salió el tema de homeschooling, de como ella también había visto el programa y de como esta idea de educar a tus propios hijos, parecia interesante. Fue lo suficiente interesante para mi.

GOOGLE: Homeschooling

WOW. La cantidad de informacion, blogs, ideas y teorias era abrumadora. Que mundo tan interesante y extraño!

"Qué busco? Ok. Horarios. Que no hay horarios? Libertad? Flexibilidad? Cada cual lo hace como quiera? Y como dan notas? Y si tienen que volver a la escuela? Que no planifican???  Dejarme llevar por ella? Que hago con diferentes edades? Cómo brego con las clases y  la bebé? Y si voya citas o a hacer diligencias, pierden clases?

PUUUUUUMMM!!! Me explotó el cerebro.

Respiré hondo.

Vamos a empezar por lo más sencillo: Es legal en Puerto Rico?

GOOGLE: Homeschooling Puerto Rico.

Apareció la salvación: Tchers. Todo lo que necesitaba saber, sin que me diera otro ataque.Ellos estaban ofreciendo unos talleres de informacion que durarían todo el día. sin pensarlo me registre y fui.

Estaba enamorada. Me encanto la idea de educar a mis hijas.

Mi esposo no estaba muy de acuerdo y decidi comenzar a planificar de alguna manera ese año de preescolar para mi hija. Claro, como toda madre primeriza le di muuuuucho mas de lo que necesitaba, y mirando hacia atrás, me doy cuenta lo exagerada que fui. Termino el año y yo exausta, pero muy contenta.

El proximo año ella cumpliría 4 y Nani 2. Le propuse a mi esposo dejarla en casa, para ver como nos iba ese año. La educación formal aqui en Puerto Rico comienza a los 5, en Kinder. Además, como mencioné, preferia como quiera dejarla en preescolar aquí en casa.

Le pedí mucho a Dios que me guiara. que hiciera esto por las razones correctas. No por el orgullo de que ellas supieran más que los demás, por que no sufrieran de bullying, pues yo no puedo evitar todos los sufrimientos de la vida, ni intento hacerlo.

Terminó el año y ella conocia todos los colores, formas, las letras del abecedario y los números. Creo que convencí a mi maridito.

Tambien v'que esto venía de dios y que el me guiaría en el camino. Ya de ahí en adelante, nuestra aventura es una realidad.

Pero, por qué lo hago?

Pues sí. Al principio pensaba que tener una educación en un colegio privado, sería mejor que en una escuela pública. y no digo que aquí no hay buenas escuelas, porque se que las hay, pero no estaba dispuesta a viajar grandes distancias o hacer grandes madrugadas (no soy muy mañanera, mis hijas tampoco).

Pero con el transcurso del tiempo, he descubierto un mundo inimaginable. Sin corre y corre, o tareas hasta las 8 de la noche, fines de semana y dias feriados. Llevamos nuestro propio ritmo. Mis niñas tienen la oportunidad de ser niñas. De jugar con fango, atrapar insectos, caminar por el río. Aprender sobre algo, porque le gusta y no por una nota. Aprender y ayudar en las cosas de la casa. Tener sus tardes libres. A preguntar.

A sido para mi un triunfo enseñarle a leer y escribir. Gozarme sus logros y acompañarlas en sus frustraciones. Nos tomamos días libres, sin el miedo de atrasarnos.

Estudie para maestra preescolar, y he visto como eso no me ha servido de mucho. De hecho he tenido que descolarizarme bastante, todavía lo hago.

Claro, no todos los días son así. A veces me montaría en el carro y me iría a las tiendas a gastar. Pero se que esos días no nos definen y que ciertamente no son muchos.

Porque educo en el hogar? Porque así me lo permitió Dios y ha sido una bendición para nuestra familia.


Odalys 























 

Blog Template by BloggerCandy.com